COLESTEATOMA: UNA AFECCIÓN SERIA DEL OÍDO (Quiste de piel en el oído medio)

Este texto corresponde a un folleto para pacientes preparado por la American Academy Of Otolaryngology - Head and Neck Surgery.Traducido por el Dr. Raúl Pitashny, Miembro del Comité de Otorrinolaringología Internacional de esa Academia.
Presentado por el Instituto de Otorrinolaringología de Santa Fe.






¿QUÉ ES EL COLESTEATOMA?

El colesteatoma es un crecimiento de piel que se produce en una localización anormal; detrás de la membrana timpánica, en el Oído Medio. Se debe habitualmente a repetidas infecciones que facilitan la introducción de piel a través del tímpano. El colesteatoma a menudo toma la forma de un quiste o una bolsa que acumula sucesivas capas de piel vieja dentro del oído. Con el tiempo, puede aumentar de tamaño y destruir los cercanos y delicados huesecillos del Oído Medio. Una pérdida auditiva, mareos, parálisis facial pueden ser la consecuencia del crecimiento del colesteatoma.

¿CÓMO OCURRE?

El colesteatoma se produce usualmente debido a una pobre función de la Trompa de Eustaquio, así como a infecciones en el oído medio. La Trompa de Eustaquio lleva normalmente aire desde la parte posterior de la nariz hasta el Oído Medio para ecualizar presiones ("aclara los oídos"). Cuando la Trompa trabaja pobremente, debido a Alergia, o resfrío, o sinusitis, el aire es absorbido por el cuerpo, y se produce un vacío parcial en el Oído Medio. El vacío succiona hacia adentro al tímpano y forma bolsas o sacos en las áreas debilitadas por infecciones previas. Este saco a menudo se transforma en un Colesteatoma. Hay una rara forma congénita de Colesteatoma que se puede presentar en el Oído Medio o en cualquier otra parte del cuerpo, tal como los huesos cercanos del cráneo. Sin embargo la causa más común es la provocada por las infecciones del oído medio.

¿CÚALES SON LOS SÍNTOMAS?

Inicialmente, el oído puede supurar, a veces con mal olor. A medida que la bolsa o saco se agranda, puede causar una sensación de oído ocupado o presión, con pérdida auditiva. (Un dolor detrás o en el oído, especialmente a la noche, puede producir molestias significativas) Mareos, o debilidad muscular en un lado de la cara (del lado afectado del oído) son también síntomas posibles. Uno, o todos estos síntomas, son buenas razones para buscar una apropiada evaluación médica.



¿ES PELIGROSO?

Los Colesteatomas del oído pueden ser peligrosos y nunca deberían ser ignorados. La erosión del hueso facilita la difusión del proceso en las áreas vecinas, incluyendo el oído interno y el cerebro. Si no es tratado se puede producir sordera, abscesos de cerebro, meningitis, y, aunque raramente, puede causar la muerte.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

El examen por un otorrinolaringólogo podrá confirmar la existencia de un Colesteatoma. El tratamiento inicial puede consistir en una cuidadosa limpieza del oído, y algunos medicamentos, como antibióticos y medicación local. Esta terapia propone detener la supuración controlando la infección.

La extensión del Colesteatoma debe asimismo ser evaluada.

Los Colesteatomas grandes y complicados deben ser operados sin demora para evitar graves complicaciones. Seguramente serán necesarios estudios de la audición y el equilibrio, radiografías de la mastoides (el hueso del cráneo cercano al oído) y posiblemente tomografía computada. Estos estudios se hacen para saber el grado de pérdida funcional y la extensión de la destrucción que el Colesteatoma ha causado.

La cirugía se realiza en la inmensa mayoría de los casos con anestesia general. Su primer objetivo es eliminar el Colesteatoma y la infección para obtener un oído seco y sano. La preservación o recuperación de la audición es el segundo objetivo de esta cirugía. En los casos con destrucción muy severa la reconstrucción del oído puede ser imposible. A veces es necesario realizar procedimientos para reparar el nervio facial o restablecer el equilibrio.

No siempre es posible realizar la reconstrucción del Oído Medio en una sola cirugía; y por lo tanto, se planifica una segunda intervención entre los seis y los doce meses posteriores. Esta segunda operación intentará restablecer la audición, y al mismo tiempo, se inspeccionará las cavidades del Oído Medio y la mastoides para asegurar la inexistencia de un Colesteatoma residual.

Usualmente se ingresa al hospital la misma mañana de la cirugía, y si ésta se realiza temprano es posible retirarse el mismo día. Para otros pacientes es mejor permanecer hasta el día siguiente. En raras ocasiones una infección seria puede prolongar la internación para hacer un más adecuado tratamiento antibiótico. En general el tiempo sin trabajar es de una a dos semanas.

Después de la cirugía las visitas al consultorio para control son necesarias e importantes, porque el colesteatoma a veces puede reproducirse. En los casos en que se ha realizado una cavidad de mastoidectomía radical, son necesarias curaciones periódicas, para mantenerla limpia y evitar infecciones. En algunos pacientes será conveniente controlar su oído toda la vida.

SUMARIO

El colesteatoma es una condición seria del oído; pero tratable, que solamente puede ser diagnosticada por un examen médico.

Dolor persistente, supuración, presión en el oído, pérdida auditiva, mareos, o debilidad de los músculos faciales; son todos signos que requieren una evaluación por un otorrinolaringólogo.
Click to see picture
This page was last updated: April 22, 2014
OTOLARYNGOLOGY HOUSTON

Bechara Y. Ghorayeb, MD
Otolaryngology - Head & Neck Surgery

Memorial Hermann Professional Building
1140 Business Center Drive, Suite  560
Houston, Texas 77043
For appointments, call: 713 464 2614