Bechara Y. Ghorayeb, MD
1140 Business Center Drive, Suite 560.  Houston, Texas 77043
www.ghorayeb.com
Telephone: 713 464 2614
______________________________________________________________________________________

Otitis media
y
Inserción de tubos de ventilación en el oído

¿Qué es otitis media?

Otitis media es uno de los problemas más comúnes por los cúales el niño es visto por un doctor. Es una inflamación del oído medio y esgeneralmente acompañado por la acumulación de liquido. Este liquido puede ó no puede estar infectado. Este acumulamiento de liquido en el oído medio restringe el movimiento del tímpano. Si el tímpano no se mueve libremente, ocurre una perdida del oído. Esto puede ser comparado a taparse los oídos con los dedos. El niño con otitis media no siempre da señales tales como fiebre, irritabilidad, dolor de oídos, enrojecimiento etc.

Hay tres categorías generales de otitis media:  
         
1. Otitis media sin efusión(liquido)
2. Otitis media con efusión
3. Otitis media con perforación (agujero)

¿Qué lo causa?

El tubo de eustaquio es un tubo que conecta eloído medio y la parte superior del pasaje nasal. El mal funcionamiento del tubo de eustaquio es un factor significativo en el desarrollo de la otitis media. El propósito del tubo de eustaquio es el de igualar la presión de los dos lados del tímpano y proveer ventilación al espacio del oído medio. Cuando no trabaja apropiadamente, el aire es atrapado en el espacio del oído medio. Este aire es absorbido y resulta en él liquido. La edad juega un papel en el desarrollo de la otitis media. Al nacer los tubos de eustaquio están en una posición horizontal y son anchos y cortos. Durante los primeros años de vida empiezan a extenderse hacia abajo permitiendo un drenaje más fácil. Así pues la otitis media es más Común durante los primeros dos años de vida. Inflamación nasal y de los tubos de eustaquio puede producir inchazón impidiendo así su función. Tal inflamación puede resultar por infecciones, de virus ó bacterial(un catarro) ó por irritación química(humo de tabaco, agua con cloruro de la alberca). Alergias también han sido conocidas por causar otitis media. Algúnas comidas que comúnmente causan alergia en niños pequeños son: leche,avena, huevos, maíz, levadura, cacahuates, soya, azúcar, cítricos. Cambios esquelétales juegan un papel importante en el desarrollo de otitis media. Niños con el síndrome de down, anomalías en la base cranial (fisuras del paladar, atresia problemas de adenoides etc.) y síndromes craneofaciales (Treacher-Collins, Crouzon’s ó Charge) tienen una alta evidencia de otitis media, niños con problemas respiratorios están más propensos a desarrollar otitis media, historial familiar, clima y razones dietéticas pueden estar conectadas a otitis media frecuente.

¿Cúales son los efectos?

Frecuentes infecciones de los oídos(otitis media) han demostrado tener un impacto directo en el lenguaje de su niño y su desarrollo académico. Si hay perdida del oído debido a la otitis media el niño experimentara dificultades siguiendo la comunicación formal(instrucción en la clase), y comunicación incidental(conversación que se escucha a través del día). Amplificación no se receta para los niños con otitis media porque en la mayoría de los casos, el oído regresa a escuchar normalmente después de que la otitis media se resuelve. Aunque hay casos más severos cuando es prolongado ó no se le da la atención debida puede resultar en la perforación del tímpano, cicatrices en el tímpano, ó hasta perdida permanente del oído.Otras complicaciones más serias que pueden ocurrir incluyen: parálisis del nervio facial, meningitis, encefalitis ó absceso en el cerebro. Los niños que se sabe que tienen perdida sensorineural pueden experimentar disminución de su oído en algúnos casos estos niños talvez no puedan usar sus aparatos para oír durante el episodio de otitis media. Deben dejar que el oído respire y drenar. Si hay un molde ó aparato para oír en el oído puede ocurrir mucha condensación ó él liquido se puede meter en el aparato causando daño interno al amplificador. Algúnos niños talvez experimenten tal dolor que no pueden tolerar el aparato ó molde en los oídos.









Tratamiento

Los tratamientos para la otitis media varían de acuerdo a su severidad, la ocurrencia y la edad del niño. Si se encuentra que la otitis media es infecciosa, se recomienda regularmente un antibiótico. La limpieza del liquido es imperativa. Si el niño tiene un historial de muchas infecciones de los oídos el doctor talvez opte por una myringotomia y le ponga un tubo en el tímpano. Esto es un procedimiento común en niños pequeños lo que permite al doctor a hacerle una incisión en el tímpano para sacar él liquido. Un tubo pequeño se pone en la incisión. Este tubo permite que la presión del aire sea igual en los dos lados. También ayuda a mantener el espacio del oído medio bien ventilado.

Que es un diábolo?

Un diábolo es un tubo de ventilación que se coloca en el tímpano del paciente con el fin de drenar la secreción del oído medio y ventilarlo durante un tiempo variable.

Inserción de tubos de ventilación (diábolos) en el oído

Es la colocación de tubos (diábolos) cerca de los tímpanos de un niño. Se hace para permitir que el líquido que se encuentra detrás de los tímpanos drene, de manera que los oídos puedan funcionar normalmente.
Mientras el niño está bajo el efecto de la anestesia general (dormido y sin poder sentir dolor), se hace una pequeña incisión en el tímpano, a través de la cual se succiona el líquido acumulado allí. Luego, a través del tímpano, se inserta un pequeño tubo, el cual permite que el aire entre y que el líquido salga constantemente del oído medio.


¿Por qué se realiza el procedimiento?

La inserción de tubos en el oído se puede recomendar cuando se acumula líquido por detrás del tímpano del niño y no desaparece después de 4 meses o más. La acumulación de líquido puede causar alguna pérdida auditiva mientras está presente. Pero la mayoría de los niños no tienen daño a largo plazo en su audición o en su capacidad para hablar incluso cuando el líquido permanece durante muchos meses.

Una infección del oído es otra razón para insertar un tubo en el oído. Si una infección no desaparece con el tratamiento médico normal, o si un niño tiene muchas infecciones del oído durante un período de tiempo corto, el médico puede recomendar la colocación de estos tubos.


Riesgos

Los riesgos de cualquier anestesia son:

Problemas respiratorios
Reacciones a los medicamentos

Los riesgos de cualquier cirugía son:

Sangrado
Infección

Los riesgos de esta cirugía abarcan cicatrización del tímpano y secreción del oído. Estas complicaciones generalmente no duran mucho tiempo y, por lo general, tampoco causan problemas en los niños.  Existe igualmente un riesgo muy pequeño de que quede un agujero en el tímpano después de sacar el tubo.


Antes del procedimiento

El otólogo de su hijo puede solicitar una historia clínica completa y un examen físico del niño antes de realizar el procedimiento.

Coméntele siempre a la enfermera:
Qué fármacos está tomando el niño. Incluya medicamentos, hierbas y vitaminas que usted haya comprado sin una
        receta       
Las alergias que el niño pueda tener a cualquier medicamento, látex, cinta o limpiador de piel






En el día de la cirugía:

A su hijo normalmente se le pedirá no beber ni comer nada después de la medianoche la noche antes de la
         cirugía.
Déle al niño un pequeño sorbo de agua con cualquier fármaco que el médico le haya recomendado administrarle.
La enfermera le dirán a qué hora debe llegar al hospital.
El médico constatará que su hijo esté lo suficientemente saludable para la cirugía. Esto significa que no tenga ningún         signo de enfermedad o infección. Si su hijo está enfermo, la cirugía se puede retrasar.

Cirugía para la colocación de tubos de ventilación (diábolos)

Si su hijo es lo suficientemente grande como para saber qué es una cirugía, quizá quiera prepararlo hablándole acerca de la intervención. Durante una cirugía de colocación de tubos de ventilación se siguen estos pasos:

•Al niño se le aplicará una anestesia total. Esto implica que la cirugía se llevará a cabo en un hospital para que un anestesiólogo controle a su niño. Por lo general, el procedimiento lleva entre diez y quince minutos.
•El cirujano hará un pequeño orificio en el tímpano a través del cual succionará el líquido del oído medio. Debido a que el cirujano puede llegar hasta el tímpano a través del canal auditivo, no quedarán marcas ni suturas visibles.
•Por último, el cirujano insertará un pequeño tubo de plástico o metal en el orificio del tímpano.
•Luego de la intervención, su hijo despertará en la sala de recuperación. En la mayoría de los casos, el tiempo total de permanencia en el hospital es de unas pocas horas. Los niños muy pequeños o aquellos con problemas médicos más graves pueden llegar a permanecer un tiempo mayor.

Después de la cirugía

¿Cuanto tiempo permanece el diábolo dentro del tímpano?

En la mayoría de los casos, no es necesaria una cirugía para quitar los tubos de timpanostomía. Por lo general, el tubo se sale solo a medida que es empujado por el tímpano que se va curando. Un tubo generalmente permanece en el oído entre seis y dieciocho meses, según el tipo de tubo que se utilice. Sin embargo, si el tubo permanece en el tímpano durante más de dos o tres años, es muy posible que sea retirado por medio de una cirugía para evitar la formación de cicatrices, daño permanente en el tímpano o el crecimiento de tejido alrededor del tubo.

¿Que pasa si entra agua en los oídos?

La gran mayoría de las veces la exposición al agua de lluvia o de baño es insuficiente para generar problemas. Sin embargo, puede aparecer supuración que suele comenzar uno o dos días después. Se suele tratar con gotas óticas de ofloxacina y el cuadro cede.

¿Puede mi hijo ir a la pileta mientras tiene los tubos colocados?
La indicación clásica es no exponerse al agua. Actualmente se puede realizar moldes de siliconas a medida del conducto auditivo y oreja que se puede colocar antes de exponerse al agua junto con una vincha preferentemente de neoprene. Igualmente no se aconseja realizar sumersión (ir a la profundidad) ni el salto por trampolín para evitar cambios de presiones abruptos.

Pronóstico

Después de este procedimiento, la mayoría de los padres informa que sus hijos tienen menos infecciones de oído, se recuperan rápidamente de infecciones y que ellos se preocupan menos acerca de si su hijo tiene este tipo de infecciones.
Si los tubos no se caen por sí solos, es posible que un otólogo tenga que extraerlos. Si las infecciones del oído reaparecen después de que los tubos se caen, se puede insertar otro juego de estos tubos. Si bien son efectivos a la hora de reducir las infecciones crónicas en el oído, los tubos auditivos no siempre son una cura permanente para la otitis media. Hasta un 25% de los niños que antes de cumplir 2 años necesitan tubos pueden llegar a necesitarlos nuevamente.